Los estudios de caso (III): Comunidad de Montes de Baroña

La Comunidad de Montes de Baroña (Porto do Son), constituida por los Montes Vecinales en Mano Común de Barbanza, Enxa, Xián, Dordo, Costa de Abaixo y O Sobrado, ocupa 846 hectáreas. En su asamblea son 186 las casas que constan como comuneras y en su manejo hacen una clara apuesta por el aprovechamiento multifuncional del monte. En los últimos años recuperaron el suministro de leña a las casas, con la venta directa, y también el aprovechamiento resinero. La caída del precio de la madera, tras la crisis de la construcción iniciada en 2008, hizo que la Comunidad optara por un giro en su producción en la búsqueda de la diversificación. De este modo, han pasado de una media de 80.000€ anuales de ingresos por venta de madera entre los años 2002 y 2012 a reducirse a la mitad, compensándose con nuevas prácticas.

La caída del precio de la madera, tras la crisis de la construcción iniciada en 2008, hizo que la Comunidad optara por un giro en su producción en la búsqueda de la diversificación.

Los nuevos aprovechamientos ascienden a una media de 40.000€ en el caso de la resina y unos 12.000€ en el caso de la venta de leña. Estos datos convierten a la comunidad sonense en el mayor productor de resina de toda Galicia y posibilita la creación de cuatro nuevos puestos de trabajo que conforman una plantilla de entre 9 y 13 trabajadores con los que cuenta la comunidad en función de la estacionalidad.

Estos datos convierten a la comunidad sonense en el mayor productor de resina de toda Galicia y posibilita la creación de cuatro nuevos puestos de trabajo

Al mismo tiempo los comuneros tienen derecho a la provisión gratuita de leña directamente desde el monte para su uso propio, pero la posibilidad de poder tenerla cortada y en la puerta de casa aumenta esta práctica exponencialmente, aportando una base energética local que implica un aporte de sostenibilidad económica y ambiental en el entorno. La recuperación de la importancia de la ganadería equina y caprina también supone una adaptación de aprovechamientos del pasado que reduce además la existencia de exceso de combustible natural que pueda favorecer la extensión de los incendios en caso de haberlos.

No menos destacables son otros aprovechamientos por los que está apostando la comunidad, como los recreativos, con actividades para pequeños y mayores; así como la apuesta por actividades de turismo en la zona; obtención de miel y setas; la cesión de terrenos de la comunidad para instalar infraestructuras y equipamientos como una base de salvamento marítimo, un campo de fútbol, un coto de caballos, aerogeneradores, instalaciones contra fuegos, merenderos, etc; así como la recuperación del patrimonio histórico y las guías para su visita, que se combinan con un gran número de actividades formativas.

A lo largo de los próximos meses de investigación se irán desentrañando las interacciones entre los vecinos y el territorio, las lógicas de los manejos, las redes de comercialización que se daban y dan en Baroña, así como en las comunidades de Froxán y Laíño, lo que nos permitirá comprender de un modo más acertado el entramado socio-ambiental del lugar.

Publicaciones relacionadas

La de Froxán (Lousame) es una aldea marcada por ser una de las tres que fue ocupada a finales del s.XIX por las minas de San Finx para explotar el Volframio, que hizo que terrenos del común fuesen ocupados y que se les negase su manejo a la población local.
La casa y el monte comunal no son islas separadas, sino que forman parte de un sistema de inter-relaciones base de una economía autosuficiente que permitió el sostén de la población de las comunidades de la península del Barbanza y de Galicia.
El ámbito en el que se desarrolla el proyecto del Laboratorio Ecosocial es el Barbanza, península situada entre las rías de Noia y Arousa, un territorio con una considerable densidad poblacional y con una profunda antropización.
El Laboratorio Ecosocial do Barbanza, construido entre el Grupo Histagra (USC) y la Fundación RIA, es un espacio pionero de investigación y acción que pretende afianzar propuestas ecoagroinnovadoras que ayuden a transitar el territorio hacia prácticas más sostenibles.
Localizadas en el márgen del río Ulla, ya en su curso final, bien cerca de su desembocadura en la ría de Arousa, las Brañas de Laíño (Dodro) representan una de las mayores zonas húmedas de Galicia. Históricamente su uso fue comunal, aunque en la actualidad no son reconocidas oficialmente como espacio comunal ni tienen manejo por parte de los vecinos.
La Comunidad de Montes de Baroña (Porto do Son) gestiona 846 hectáreas. En su asamblea son 186 las casas que constan como comuneras y en su manejo hacen una clara apuesta por el aprovechamiento multifuncional del monte.