Los estudios de caso (I): Las Brañas de Laíño

Localizadas en el márgen del río Ulla, ya en su curso final, bien cerca de su desembocadura en la ría de Arousa, las Brañas de Laíño (Dodro) representan una de las mayores zonas húmedas de Galicia. Históricamente su uso fue comunal, aunque en la actualidad no son reconocidas oficialmente como espacio comunal, como es el caso de los montes de Baroña o de Froxán, ni tienen actualmente manejo por parte de los vecinos.

Las intervenciones recientes que se dieron en este espacio fueron, por tanto, de tipo biológico y coordinadas desde la administración estatal.

Las Brañas de Laíño conforman un área de especial valor en términos ambientales, hábitat de numerosas aves, algunas de ellas con un estado de conservación preocupante o mismo amenazadas, lo que la llevó a ser distinguida como LIC (Lugar de Interés Comunitario) y a ser merecedora de protección por la Red Natura 2000, actualmente ZEC (Zona de Especial Conservación). En lo que respecta a su manejo y titularidad, tras la concentración parcelaria impulsada por los vecinos, pasaron, años más tarde, a estar afectadas por la Ley de Costas del Estado, un proceso de restricción de usos y apropiación cuya conflictividad y consecuencias tendrán que calibrarse. Las intervenciones recientes que se dieron en este espacio fueron, por tanto, de tipo biológico y coordinadas desde la administración estatal. Esta es a grandes rasgoss la situación actual, mas históricamente, las brañas fueron otra cosa.

No es casual que en Laíño se fundasen dos de las primeras cooperativas lecheras de Galicia (1932); tampoco que enfrente se ubicase la Nestlé (1933); y que la exportación del ganado, como es el caso de los bueyes cebones, fuese tan relevante desde el siglo XIX.

Esenciales para el funcionamiento del agroecosistema en las parroquias de Laíño (San Xoán y San Xulián) y Dodro (Santa María), las brañas estaban divididas en dos grandes áreas. La parte más próxima a las aldeas eran las llamadas campías, cuyo uso – por ejemplo, ara la plantación de cereal – estaba vinculado a cada casa, mientras que la zona que se encuentra más cerca del río es la propia braña, de manejo colectivo, que es reconocida por el gran valor de su hierba, óptima para la cría de ganado. No es casual que en Laíño se fundasen dos de las primeras cooperativas lecheras de Galicia (1932); tampoco que enfrente se ubicase la Nestlé (1933); y que la exportación del ganado, como es el caso de los bueyes cebones, fuese tan relevante desde el siglo XIX. Sin embargo, a pesar de todo esto, hoy en día la situación de las brañas puede resumirse con unas palabras bien distintas: abandono y caos.

Publicaciones relacionadas

La casa y el monte comunal no son islas separadas, sino que forman parte de un sistema de inter-relaciones base de una economía autosuficiente que permitió el sostén de la población de las comunidades de la península del Barbanza y de Galicia.
La de Froxán (Lousame) es una aldea marcada por ser una de las tres que fue ocupada a finales del s.XIX por las minas de San Finx para explotar el Volframio, que hizo que terrenos del común fuesen ocupados y que se les negase su manejo a la población local.
En el contexto autoritario de la dictadura franquista se abre la puerta a un modelo productivista impuesto por el Estado, y vinculado también al capitalismo corporativo del régimen, en el que el territorio pierde su carácter de sistema integrado.
La aldea y la parroquia son las unidades básicas de la organización territorial de Galicia. Conocer sus orígenes, lógicas productivas y relaciones comunitarias podrían aportar claves de su papel en la actualidad y el futuro.
Localizadas en el márgen del río Ulla, ya en su curso final, bien cerca de su desembocadura en la ría de Arousa, las Brañas de Laíño (Dodro) representan una de las mayores zonas húmedas de Galicia. Históricamente su uso fue comunal, aunque en la actualidad no son reconocidas oficialmente como espacio comunal ni tienen manejo por parte de los vecinos.
De entre todos los tópicos con los que se suele explicar Galicia, el individualismo es, sin duda, uno de los que se presenta con más frecuencia y mayor fortaleza. A pesar de esto, el sentido colectivo aún prevalece en el rural, cuanto menos con más fuerza que en otros ámbitos de nuestra sociedad.